No permitas que tus hijos vayan a la luna de miel

Actualizado: nov 7

No. No te hablo del espacio con tu pareja en el que recién casados se toman varios días para inaugurar o renovar la dulzura de su unión. Me refiero al período que ocurre al poco tiempo de que el niño es diagnosticado con diabetes y donde la los niveles de azúcar en sangre son menores al 7% y las necesidades de insulina bajas (<0.5 U/Kg/día).

Foto: Freepik.

Este fenómeno es consecuencia de dos alteraciones metabólicas, la primera es la toxicidad de la glucemia sobre las células betas del páncreas (desarrollo de diabetes tipo 1) y por otro lado la resistencia a la insulina por parte de algunos tejidos de nuestro organismo (desarrollo de diabetes tipo 2).


La duración de esta fase es variable, por lo regular en los niños pequeños es muy corto, en los menores de cinco años casi nunca se presenta, pero por el contrario se prolonga un poco más en los casos de adolescentes, siendo raro que sobrepase el año.


Pero no quiero entrar en mucho detalle técnico, pues te traje aquí para contarte que la diabetes no es una condición médica de la cual estén exentos nuestros hijos.


Foto: Pexels (Mikhail Nilov).

En las semanas previas al debut de la diabetes, suelen presentarse niveles muy elevados de glucosa, pero no hace falta que estemos pinchándolos para medirles los niveles de glucosa en sangre, más bien estemos atentos a síntomas que se presenten en conjunto o simultáneamente como: