Grasa parda y grasa blanca: conoce para qué sirven en tu cuerpo

Actualizado: nov 7

La grasa, un componente principal del cuerpo, que ya deberíamos de dejar de juzgar negativamente, porque además de proteger órganos y articulaciones, también es vital para controlar la temperatura corporal, almacenar vitaminas y servir de fuente de energía. Ahora bien, en este espacio quiero hablarte de la grasa blanca y la grasa parda, pues sé que conocerlas te hará entender nuevas cosas como por ejemplo, bajar de peso, aunque te suene contradictorio.

Foto: El Confidencial.

La grasa parda es una grasa prehistórica, necesaria para la supervivencia, era la que tenían aquellos cazadores recolectores que vivan en cavernas, intentando de algún modo sobrevivir a los inviernos, momentos en los que precisamente se activaba.


Está localizada en zonas muy puntuales del cuerpo, a lo largo de la columna vertebral, por ejemplo, en el caso de los niños está detrás del cuello, en la nunca, también debajo de las axilas y la ingle, donde cumple una función específica: generar calor.


La grasa parda, es una grasa metabólicamente activa que gasta energía, o sea totalmente distinta a la grasa blanca, que es metabólica y hormonalmente activa, genera un gasto metabólico nulo, es decir para mantener esa grasa no necesitamos energía. Es útil para proteger al cuerpo de golpes, así como a los órganos.

Foto: Verywell Fit - GettyImages.

La grasa parda genera glóbulos blancos tan solo con 7 minutos de ejercicio físico diario. El ejercicio físico ayuda a reducir la grasa blanca y estimula la grasa parda por acción de la irisina (hormona que aumenta durante el ejercicio y posee la capacidad de generar calor).


La gran diferencia es que cuando esa grasa blanca ocupa gran parte del cuerpo, se transforma en una grasa activamente hormonal, actuand