BLW: jugar con la comida está bien

Actualizado: nov 7

Si bien a través del juego es que los niños aprenden y que el BLW en gran medida significa aprender a comer jugando, el objetivo de esta metodología no es dejarles los alimentos y que ellos hagan lo que quieran. Se trata de promover la autonomía, la autorregulación, incentivar la exploración, que los niños autodirijan sus comportamientos y aprendan a comer interactuando con los sabores, texturas, olores y colores originales.

Foto: Freepik.

No está mal que a temprana edad tu bebé muestre interés por tocar o explorar la comida con sus manos, pero es importante que sepas que la alimentación complementaria (BLW) se puedes empezar a practicar a partir de los seis meses, cuando ya podrá llevar esos alimentos a su boca, bajo ciertos parámetros como que se puedan disolver o triturar con tu paladar, por ejemplo.


El juego y la exploración se complementan en la técnica del BLW, van de la mano.


Puede ocurrir que al principio se perciba a un bebé explorador y juguetón con los alimentos, incluso puede que no se los coma porque está aprendiendo diferentes pasos del proceso, que luego involucrarán la masticación, en la que también explorarán y jugarán, hasta llegar a tragarlos.

Foto: Freepik.

No temas aventurarte en un proceso en el que seguramente más de una franela o pantalón se ensuciarán, eso sí, ten en cuenta que los niños no deberían:


1. Lanzar la comida fuera del espacio donde come. Guíale hacia el respeto por los alimentos.

2. Permanecer por más de 20 minutos comiendo.